Yaoi, adictivo como chocolate

No puedes resistir la tentación

Ex Umbra In Solem, Always!

en junio 6, 2011

Uriel se dirigió al jardín de las columnas doradas. Sabía que allí lo encontraría. Si no estaba en una batalla, se dirigía a aquel lugar.

De lejos, lo vio recostado de la columna mayor, observando el infinito, con los brazos cruzados sobre el pecho y el ceño fruncido.

Aún de lejos, se veía imponente. Su largo cabello dorado se mecía con el viento, suavizando la expresión de su rostro. Era alto, musculoso, fuerte. De hecho, era el mejor guerrero y todos lo sabían. Nadie había podido, ni podía ni podrá vencerlo jamás… eso era un hecho innegable.

–Mikael –soltó su espada de fuego antes de tocar su hombro al llegar a su lado.

–Uriel –lo había sentido llegar y una sonrisa se había dibujado en su rostro antes de sentir su delicado toque. Se volteó y le acarició la mejilla –. ¿Me tienes buenas noticias? –preguntó observándolo. Era perfecto… suave cabello rubio, hermosos ojos dorados, delicada estructura ósea. Su dulzura y paciencia habían amansado al fiero combatiente que había dentro de él.

–Gadreel ya está con Chitriel –informó, sonriendo por la caricia.

Mikael subió la mano hasta su nuca y lo atrajo hacia su cuerpo para besarlo profunda y lentamente sin despegar la mirada de la suya–. ¿Qué ha sucedido desde el encuentro? –preguntó acariciando sus labios húmedos con el pulgar.

–Gadreel ya asumió su papel de protector –contestó, lamiendo lentamente el dedo–. Chitriel ya ha dado muestras de su poder.

–Perfecto. Se ha dado la química indicada para que sentimientos y poderes comiencen a actuar –dijo, bajando la mano hasta su hombro para despojarlo de la túnica, dejándolo desnudo frente a él–. ¿Qué sentimientos motivaron sus manifestaciones? –preguntó, dándole un pequeño mordisco en el hombro.

–Tristeza, asco e ira. No los mejores –comentó con una mueca burlona antes de morderse el labio inferior, cuando Mikael se inclinó un poco para lamerle los pezones  mientras con una mano lo acariciaba desde el pecho hasta el abdomen–. Ya… ya murió el primero.

–No son los mejores sentimientos, pero Gadreel lo ayudará. Esa muerte es comprensible… esa persona nunca debió estar cerca de él –le mordió suavemente los pezones antes de pasarle la lengua por el lóbulo de la oreja y bajar la otra mano hacia su entrepierna para deslizar los dedos por su sexo caliente.

–Gadreel está… está enamorado –Uriel gimió suavemente antes de levantar el rostro para besarlo profundamente, enterrando sus dedos en el cabello de Mikael.

–¿Y Chitriel? –Mikael llevó la mano que acariciaba su pecho hasta su cuello para echárselo hacia atrás y deslizar la lengua por su mandíbula, mientras observaba sus reacciones a la vez que masajeaba su glande humedecido.

–Está… está… confundido –Uriel dejó escapar un gemido apagado, respirando con dificultad.

–Lógico. Aún no sabe quién es –Mikael se desprendió de su traje de guerrero. Atrajo a Uriel hacia él para apretarlo contra su cuerpo, besándolo profundamente sin dejar de observarlo ni un minuto.

Uriel se pegó más a su cuerpo fuerte y cálido, estremeciéndose al sentir su sexo rozarse con el de Mikael.

Mikael se inclinó para olerle el cabello, antes de deslizar la lengua por su cuello. Luego, lo alzó contra su cuerpo y agarró sus piernas para que las entrelazara a su cintura antes de empujar sus caderas y penetrarlo. Su cuerpo se estremeció al entrar en el calor del otro y respiró agitado.

Uriel arqueó la espalda gimiendo, apoyando luego la frente contra el hombro de Mikael. Respiraba agitado por la intensa sensación que recorría su cuerpo siempre que él lo poseía de aquella manera.

Mikael le alzó el rostro para besarlo profundamente, chupándole los labios con fuerza, mientras se movía dentro de él. Hermoso, pensó mirando su rostro.

Enamorarse de Uriel había sido una sorpresa para él. Su vida giraba alrededor de las batallas y no concebía que el amor pudiera ser parte de ella; pero Uriel se le había metido bajo la piel y ahora simplemente no podía ni quería estar sin él.

Uriel gimió con más fuerza al sentir cómo su sexo pulsaba apretado contra el abdomen de Mikael. –Te… te amo –dijo observando el rostro de su amado.

–Y yo a ti…, Uriel –dijo, moviéndose con más fuerza dentro de él, apretando la quijada para contener sus gemidos.

Uriel se movió contra Mikael, sonriendo entre gemidos y jadeos.

Mikael se volteó para apoyar a Uriel contra la columna, tomando su sexo nuevamente entre su mano para frotarlo brindándole placer. Sonrió mirándolo a los ojos antes de echar la cabeza hacia atrás al sentir cómo el orgasmo recorría su cuerpo. Gimió a pesar de que intentaba controlarse, moviéndose más rápido.

Uriel lanzó un fuerte gemido sujetándose de sus cabellos para moverse a su ritmo. –Mikael –susurró al sentir los primeros estremecimientos cuando alcanzó el climax.

–Precioso –dijo Mikael observando cómo se deshacía de placer entre sus brazos, mientras su semen le mojaba el estómago. Sentir su líquido caliente contra su cuerpo hizo que se derramara dentro de él antes de lo esperado. Lo apretó contra él gimiendo sin poder evitarlo ya.

Uriel respiró con fuerza y miró sus hermosos ojos dorados, mientras acariciaba su cabello.

Mikael lo besó satisfecho, bajándolo de su cintura para abrazarlo con fuerza contra él. –Te quiero –le dijo besándolo profundamente antes de colocarle la túnica y vestirse a su vez–. ¿Me mantendrás informado? –preguntó, aunque ya sabía la respuesta.

–Siempre. Te quiero, Mikael –le dijo besándolo suavemente antes de marcharse.

Mikael lo observó alejarse y sonrió antes de voltearse a mirar el infinito con el ceño fruncido y los brazos cruzados sobre el pecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: